Aquasutra…placer bajo el agua

Aquasutra…placer bajo el agua

Publicado el: 14 de Abril del 2016 a las 01:37 pm . Por isaacrivera

notaaguaEs hora de salir de la cama y disfrutar de un sexo más que “húmedo” con tu pareja. El sexo bajo el agua puede dificultarse pues las penetraciones pueden volverse dolorosas ya que el vaivén del agua elimina la lubricación natural. Aquí algunos tips que pueden ser de ayuda cuando experimentes sexualmente en el agua.

Caricias fuera del agua: Para esta etapa es ideal el aceite para masajes o aceite para bebes, debe ser neutro y sin químicos. La idea es masajear todo el cuerpo de ambos, sin incluir los genitales. Deben recorrer toda la piel con abundante aceite y disfrutar de ese abrazo aceitoso y erótico

Preparen la zona de la contienda: Para esto es ideal un lubricante espeso, de silicona. Los venden en las sex shop y debes pedir uno que no se disuelva fácilmente una vez que entran al gua. No es recomendable el lubricante con base de agua, pues desaparece muy pronto. Es probable que sientan que abusan del lubricante, pero al entrar al gua, se darán cuenta que no es así.

Cuerpos al agua: Ya en el agua, la sensación se maximiza al tacto, debido al aceite, y las manos se vuelven más hábiles al ritmo de los estímulos. Hay más libertad de movimientos, pues pesan mucho menos y las posiciones sexuales salen solas y sin esfuerzo. No tarden demasiado en comenzar la relación, pues los genitales pueden perder el lubricante.

Posiciones 

En el jacuzzi: Sujétate del borde del jacuzzi en posición “perrito”; él debe estar detrás de ti. Una vez comenzada la acción, gira tu cadera hacia un lado y eleva tu pelvis.

En la ducha: Colócate de espaldas a él. Ambos de pie y con las piernas cerradas. Una vez que te penetre, inclina tu pecho hacia adelante tanto como puedas, tu cara y tu pecho deben quedar horizontales, puedes agarrarte de las llaves del agua o de la puerta.

En la piscina: El de pie y debe cargarte para que quedes montada en su cadera, de frente. Ahora dobla tus piernas hasta que queden a la altura de sus axilas y si es posible, sube una o ambas piernas a sus hombros.