Una independencia en la que no se debe olvidar la paz que propicio Miguel Hidalgo

Publicado el: 15 de septiembre del 2017 a las 01:52 pm . Por manueldiaz

   

Por: Manuel Díaz

La esclavitud no es paz, siendo la principal enseñanza del Cura Miguel Hidalgo y Costilla, una filosofía que recuerda la iglesia católica porque este personaje clave para la independencia de México buscó la libertad y unión entre el pueblo indígena y español, descartando una leyenda urbana de que las manos de Hidalgo fueron raspadas una vez que abandonó la estructura católica, compartió Noé Soto Valdez, sacerdote encargado de la Pastoral de Comunicación de la Arquidiócesis.

La verdad y la libertad que fueron valores que motivaron a Miguel Hidalgo para buscar el bienestar de su pueblo son acciones que deben continuar en la iglesia católica y en toda la ciudadanía que al igual que 207 años atrás fue convocada por medio del sonar de las campanas, anexó el Sacerdote.

Luchar por la independencia de México fue el referente del padre de la patria, para eliminar el autoritarismo de quienes en aquel tiempo dominaban y gobernaban el territorio nacional que fueron los representantes de la corona española, indicó Soto Valdez.

Fidelidad a la libertad fue la gran enseñanza de Hidalgo

Es necesario que la iglesia siga empeñándose en estos valores que heredó Miguel Hidalgo y Costilla, porque la verdad y la libertad son generadores de un ambiente armonioso entre la sociedad, aunque este Cura optó por dejar la vida sacerdotal para dedicarse por completo a la lucha, es importante destacar que es sólo una leyenda urbana aquella que narra que fueron raspadas las manos de este personaje de la vida histórica de México como castigo de la jerarquía católica por abandonar este credo, refirió Noé Soto.

El padre de la Patria, Miguel Hidalgo, siempre fue fiel a lo que siembre buscó que fue la libertad del pueblo mexicano, siendo la imagen de la Virgen de Guadalupe el primer estandarte que se utilizó para representar la lucha por la independencia porque la madre de Dios, desde siempre representó la unión de los pueblos como sucedió con el pueblo indígena y con los españoles para generar paz durante la época de la conquista, expresó el Padre Noé.

La plenitud de los derechos el día de la independencia

Por su parte el general de la décima zona militar, Homero Mendoza, señaló que la independencia es una oportunidad para recordar entre los mexicanos la plenitud de los derechos y soberanía con que se cuenta en el México actual que es el resultado de muchos años de lucha.

Siendo deber de todo mexicano mantener en mente el origen y razón de ser de los mexicanos, como es el pertenecer a un país libre, porque todos tenemos los mismos derechos para trabajar por un mismo objetivo que es la construcción de esta gran nación, finalizó el General Mendoza.