Migración del campo a la ciudad dispara indicadores de hacinamiento: Sedatu - Generalmente son familias que se asientan en los llamados “cinturones de miseria” Cuando hay migración interna en un estado -del campo a la ciudad- generalmente estas familias se instalan en las zonas de alta marginación disparando el indicador de hacinamiento en las mediciones del combate a la pobreza, comentó el delegado federal de la Sedatu, Jesús Alvarado, en relación a las 125 mil 400 personas que viven con carencia por calidad y espacios de la vivienda; según el reciente reporte de Coneval.

Migración del campo a la ciudad dispara indicadores de hacinamiento: Sedatu

Publicado el: 10 de septiembre del 2017 a las 03:00 pm . Por antoniogaytan

  • Generalmente son familias que se asientan en los llamados “cinturones de miseria”

Por: Antonio Gaytán

Cuando hay migración interna en un estado -del campo a la ciudad- generalmente estas familias se instalan en las zonas de alta marginación disparando el indicador de hacinamiento en las mediciones del combate a la pobreza, comentó el delegado federal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Jesús Alvarado, en relación a las 125 mil 400 personas que viven con carencia por calidad y espacios de la vivienda, según el reciente reporte de Coneval.

Las zonas de alta marginación -a las que hace referencia el funcionario federal- también son conocidas como “cinturones de miseria” y están ubicadas en las áreas periféricas de las ciudades que se han ido formando a través de los años por el desplazamiento de población de la zona rural a la urbana en busca de oportunidades para desarrollarse económicamente.

Un  número importante de esas familias sufre de hacinamiento, término que se usa para describir la sobreocupación de personas en la vivienda y es cuando en promedio el número de ocupantes por dormitorio es mayor a 2.5 personas por dormitorio; en estos hogares existe un mayor riesgo de sufrir violencia doméstica, desintegración familiar, bajo rendimiento escolar, entre otros.

En las estimaciones de pobreza 2016 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) se observa que el hacinamiento en Durango creció en relación a su indicador 2014 al pasar de 100 mil 900 personas a 125 mil 400 personas en esta condición.

La Sedatu es la responsable de atender el indicador de vivienda en dos aspectos: servicios básicos y hacinamiento, este último -por lo anteriormente expuesto- se considera prioritario y se han enfocado los mayores recursos para abatirlo; en el ejercicio del año anterior en el estado de Durango, conjuntamente con ayuntamientos, gobierno estatal y organizaciones; se construyeron tres mil 500 recamaras adicionales, cifra que permitió reducir mínimamente esta pobreza.

A pesar de esa importante inversión se incrementaron los indicadores de hacinamiento en lugar de reducirse por la migración interna y esto obliga -a la Sedatu- a seguir direccionando sus recursos en el mismo sentido y seguir trabajando en abatir esa condición; “es lo más urgente, porque no es posible que tengamos familias completas en un solo cuarto y que no tengan otro espacio para la privacidad entre hombres y mujeres”, agregó el delegado Alvarado Cabrales.

Para este año, en materia de infraestructura de vivienda se ejercen alrededor de 34 millones de pesos, es un monto menor al año pasado pero con la diferencia que en esta ocasión además de recamaras adicionales se pueden construir techos de loza, medida que permitirá avanzar porque hay viviendas que ya tienen bardas iniciadas y con un techo se hace una habitación; así es más fácil resolver su necesidad de más espacios.

De manera extraoficial, se tiene sabe sobre la gestión de un paquete de viviendas extraordinario para el estado de Durango, de lograrse, se tiene contemplado hacer pies de casa en los municipios de Nuevo Ideal, Indé, El Oro y Tepehuanes; cuya inversión sería millonaria.