Solo los productores ricos tienen semilla, el campesino pobre no - Llegarán las lluvias antes que lleguen los apoyos del gobierno. El campo mexicano, principalmente el duranguense, se divide en grandes productores y productores del sector social, estos últimos siembran pequeñas extensiones y su cosecha es básicamente para su sobrevivencia, declaró el cenecista Carmelo Fernández, se trata de dos mundos económicos totalmente desiguales; los grandes tienen capital para compra de insumos y los pequeños están a la espera de los apoyos gubernamentales que tristemente no llegan.

En Durango sólo los productores ricos tienen semilla, el campesino pobre no

Publicado el: 18 de Junio del 2017 a las 12:09 pm . Por antoniogaytan

  • Llegarán las lluvias antes que lleguen los apoyos del gobierno, la burocracia los tiene frenados.

Por: Antonio Gaytán

El campo mexicano, principalmente el duranguense, se divide en productores grandes y del sector social, estos últimos siembran pequeñas extensiones y su cosecha es básicamente para su sobrevivencia, declaró el cenecista Carmelo Fernández, se trata de dos mundos económicos totalmente desiguales, los grandes tienen capital para compra de insumos y los pequeños están a la espera de los apoyos gubernamentales que tristemente no llegan.

Empresarios-productores, aquellos que siembran más de cien hectáreas, ya están listos para sembrar sus tierras cuando se regularicen las lluvias; incluso tienen acceso a créditos en las diferentes financieras público y privadas para compra de tractores, maquinaria, diésel, semilla, fertilizante y mano de obra; en cambio, los pequeños campesinos están a la espera del pago del incentivo; de un programa de semilla; y de la entrega del Proagro o del Programa de Apoyos para Productores de Maíz y Frijol (Pimaf).

Los campesinos de sobrevivencia, el año pasado no tuvieron mucha cosecha y la vendieron toda para pagar deudas, para este ciclo agrícola Primavera-Verano 2017 están a la espera que los Gobiernos federal y estatal; para hacer presión harán una movilización a las dependencias para solicitar respetuosamente que vean la necesidad que se tiene en el campo.

La semilla que requieren los productores duranguenses es frijol, maíz, cebada y avena; además del dinero de sus programas es una carrera contra el tiempo porque ya se tuvieron algunas lloviznas y la gente ya quiere preparar sus tierras, “en cuanto el de arriba nos mande el agüita, ya le andamos haciendo unas dancitas para que nos mande las lluvias para salir adelante; a los productores es la fe la que nos mueve”, expresó el productor de la región de Los Llanos.

Se tienen datos nacionales relevantes de la importancia del pequeño productor y la necesidad del apoyo más oportuno por parte del gobierno:

  • La pequeña unidad campesina es predominante en el campo mexicano, de los cuatro millones 69 mil 938 Unidades de Producción (UP) con actividad agropecuaria o forestal, 70 por ciento son menores o iguales a cinco hectáreas.
  • A pesar de sus condiciones precarias para producir y de la falta de apoyos económicos gubernamentales, genera 40 por ciento de la producción agropecuaria nacional.
  • Siete de cada diez de estas pequeñas UP son productoras de maíz (blanco y amarillo) y seis de cada 10 de frijol. La pequeña unidad genera 60 por ciento del empleo agropecuario familiar y contratado.

Diversos analistas señalan: “La política agrícola del Gobierno mexicano está tremendamente sesgada en contra de los productores de bajos ingresos. Los principales responsables de formular las políticas agrícolas son muy contundentes en cuanto a dar prioridad a los grandes agricultores. Relegan los productores campesinos a los programas de asistencia social, antes que ser sujetos adecuados de una estrategia de desarrollo económico”.

  • Estudio reciente de Jonathan Fox1 University of California, Santa Cruz Libby Haight University of California, Santa Cruz International Budget Partnership.

Se estima una necesidad de 4 mil toneladas de semilla de frijol

No se tiene una fecha fija para iniciar la siembra, a partir de estos días los campesinos voltean a ver el temporal porque empezando a llover se tiene la posibilidad de sembrar cualquier tipo de grano; por ello, se vive en incertidumbre porque no tiene con que trabajar y está limitado por culpa de la burocracia gubernamental, “lo ideal es que el campesino ya tuviera su semilla”, los temporales se tienen a partir de la última semana de junio y principios de julio.

En el caso del cultivo del frijol, en Durango se siembran alrededor de 220 mil hectáreas anualmente y para cubrir esta extensión se necesitan de 6 mil a 7 mil toneladas de semilla; dadas las condiciones de la baja cosecha del año pasado se tiene un faltante de cuatro mil toneladas para sembrar este año 2017 y es urgente generar esquemas para que puedan adquirirla.

Para que los campesinos adquieran su semilla existen varias rutas, una de ellas es el Pimaf, lamentablemente este año trae un candado y llegará solo a quienes no tengan ProAgro, y también quedaron fuera de este beneficios los municipios de Cuencamé, Canatlán y Poanas.

Ahora es urgente que la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural (SAGDR) inicie con la entrega de semilla certificada que anunció recientemente y gestionar financiamientos accesibles para que el campesino compre este insumo, además de dialogar con empresarios que tienen capacidad de ofrecer agricultura por contrato donde les fían un paquete tecnológico y pagan con parte de su cosecha; y de esta manera evitar que vayan en busca de los agiotistas que les prestan dinero a intereses muy altos.

CNC está presionando al gobierno y gestionado en Financiera Rural

En un reciente evento de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos, CNC, los líderes nacional y estatal, Rubén Escajeda y Carlos Matuk, respectivamente; abordaron el grave retraso que presentan los programas destinados al campo duranguense, problemática que están abordando en oficinas centrales de la Secretaría de Agricultura y en el caso de los créditos con la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND).

Rubén Escajeda Jiménez, presidente de la Confederación Nacional Campesina (CNC), aseguro que se tiene un dialogo permanente con el Gobierno de la República para exigir que se publique la liberación de los programas para el estado de Durango, “estamos apretando”, y el encargado es el duranguense Francisco Gamboa Barrón -exsecretario de Desarrollo Rural- de estar prácticamente todo el día en Sagarpa presionando para que los recursos y la semilla lleguen antes que llueva.

Se espera que esta semana se publique el pago del incentivo al frijol de la cosecha 2016 del esquema de acopio de Aserca y el PIMAF 2017; en máximo 15 días debe estar el recurso en manos de los productores del sector social.

Por su parte, el dirigente estatal Carlos Matuk López de Nava, informó que ha dialogado con el director local de la FND, David Rodríguez, y se les recordó que existe un compromiso de autorizar créditos de avío para que los productores compren semilla similar al realizado en 2016 y que permitió que más de 400 campesinos cultivaran sus tierras, para este año se requiere muchos más y es necesario que su estructura de personal se más accesible y reduzcan la exigencia de documentación, “estoy seguro que este año vamos a superar por mucho esas cifra”.

Asimismo, resaltaron la entrega de 38 certificados a técnicos para la elaboración de proyectos productivos a favor de los intereses de las familias del campo, para su desarrollo.

“La visión de capacitar a nuestros cuadros, de tener técnicos certificados en las Competencias Laborales, en un esquema a través de la Federación Nacional de Profesionistas y Técnicos, pone a Durango como ejemplo nacional y le reconocemos al líder Carlos Matuk, su interés por apoyar a las familias del campo”.

Tras destacar la presencia del líder nacional para hacer entrega de los certificados, el presidente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos, Carlos Matuk López de Nava, apuntó que el objetivo es contar con especialistas en la elaboración de proyectos productivos para las familias del campo.

Con ello, agregó, bajar más recursos de los distintos programas que inciden en el sector y que impulsan la actividad agropecuaria.

A nombre de los Técnicos certificados, Sarahí Sandoval Méndez, expresó su reconocimiento a la CNC por su apoyo y reconocer las necesidades de estar capacitados y preparados para los retos que día a día se sortea, ante la competitividad que el campo exige.