AMBIENTE POLÍTICO… La “emperradización” de Morena 

AMBIENTE POLÍTICO… La “emperradización” de Morena 

Autor:
11/07/2019

14560

2

Por: Eduardo Serrano

El movimiento que se diseñó para llevar a Andrés Manuel López Obrador al triunfo en el 2018, sufre de una rara enfermedad que le está carcomiendo sus órganos internos, la cual, de no controlarse, podría empeorar en los próximos procesos electorales. El Ambiente Político ha diagnosticado que, de acuerdo con los síntomas que presenta el Movimiento de Regeneración Nacional, posiblemente padezca de “emperradización aguda”, una infección severa que se observa en los modos de operar y de acuerdo con su historial clínico, es altamente probable que le haya sido contagiada desde el momento de su concepción, por el Partido de la Revolución Democrática, de donde surgió dicha enfermedad que lleva su nombre. 

Los grupos de poder que operan al interior de Morena -principales portadores de la enfermedad letal-, libran una lucha encarnizada por obtener el control de este instituto político, el cual no termina todavía de formarse propiamente como un partido, sino que continúa mostrando un rostro de “movimiento”, que difícilmente podrá entender que su misión concluyó el mismo día en que se calmaron las aguas de aquel tsunami por todos conocido. La guerra entre “tribus” que ha conducido al PRD a un estado delicado de salud, tiene una gran similitud con la lucha intestina entre Yeidckol Polevnsky y Ricardo Monreal, dos personajes que -paradójicamente- defienden a capa y espada los postulados del presidente Andrés Manuel y de la “Cuarta Transformación”, pero que eso no es limitante para evidenciar sus diferencias, las cuales se hicieron más notorias en el proceso electoral de este año en Puebla y Baja California, únicas entidades en las que se jugaron gubernaturas en este año.

Otro de los síntomas de la “emperradización” es la pérdida de memoria de corto plazo que se presenta en algunos dirigentes, como es el caso del delegado con funciones de presidente, Armando Navarro, quien invirtió gran parte del proceso electoral en la búsqueda de la firma de su nombramiento. Navarro no operó ni por equivocación; no concretó alianzas; no posicionó a sus candidatos, y por ende, no entregó buenos resultados. No conforme con la derrota sufrida en la entidad por la emperredizada Morena, ahora enfrenta una multa superior a los cinco millones de pesos que le ha impuesto el INE, lo que para Armando Navarro es consecuencia de la obstaculización en la comprobación de gastos de campaña propiciada por Polevnsky y Carlos Suárez, a quienes también culpó el lagunero de la debacle de este partido en Durango.

Si no se le somete a un tratamiento severo para revertir la “emperradización” que padece Morena, sus grupos, o quizás ya deberíamos empezar a nombrarles “tribus”, invadirán toda la estructura -si es que la hay- del paciente. Sin embargo, no son pocos los que opinan que a “ya sabes quien”, realmente no le interesa lo que pase con ese movimiento enfermizo, pues ha colocado en otras “redes” su objetivo “progresista”, a través de personajes que son “maestros” en el arte de la política. Tal vez es muy prematuro que con base en la sintomatología y al rostro demacrado de Morena, se pronostique algún desenlace fatal, pero deberá ser suficiente la llamada de atención de los médicos para que el enfermo cambie sus hábitos políticos y pueda servir como movimiento para otros caudillos, mismos que bien podrían suministrarle medicina alternativa, pero obviamente, el paciente deberá cuidarse mucho, y evitar que se noten los efectos de su alta exposición al sol… azteca.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.